DONAR

Hands Of Love – Manos de Amor

Puerto Rico
 
 
 
Desastres naturales en los últimos meses han sacudido a miles de familias en Puerto Rico.  A pocos días del huracán que devastó las ciudades puertorriqueñas, Ministerio Nada Hay Imposible Para Dios movilizó a su congregación y comenzó a colectar medicinas, alimentos, y ropa para ayudar a los afectados por la catástrofe. 
 
El desastre puede ser medido en vidas perdidas, personas seriamente heridos y el sufrimiento del país. Pero a medida que pasen los días y comience la recuperación física y emocional, será con el apoyo de personas como usted y Ministerio Nada Hay Imposible Para Dios que medirán nuestra compasión por los demás. ¡En este momento, necesitamos su ayuda!
 
Por favor ayúdenos a recoger artículos tales como pañales de Bebe y adultos, fórmula para bebé, champú, agua embotellada, alimentos secos, leche enlatada, abridores de lata, productos de limpieza, desodorantes, detergentes, jabón, desinfectantes, productos femeninos, botiquines de primeros auxilios, generadores, baterías, guantes, desinfectante para las manos, repelente de mosquitos, medicina OTC, almohadas, cargadores portátiles, papel higiénico, toallitas, pasta de dientes, cepillos de dientes, toallas, filtros de agua, etc.  
 
Si es posible, considere hacer una donacion hoy mismo. Cualquier donacion puede ayudarnos a enviar los artículos tan pronto sea posible.  En nuestros esfuerzos de compasión, ayudaremos a aliviar el dolor y el sufrimiento experimentado por hombres inocentes, mujeres y decenas de miles de niños.  
 
¡Estamos comprometidos a ayudar! Con su ayuda, continuaremos nuestra misión de proveer comida, ropa, artículos de primera necesidad y medicinas. 
 
En este momento difícil, pedimos que sus oraciones nunca cesen. ¡Por favor ayúdenos orar por Puerto Rico!
 
¡Creemos que Dios está en control y nuestras oraciones serán escuchadas! Sus oraciones y donaciones darán a miles de personas la oportunidad de reconstruir sus vidas de una manera que puede traer la mayor comodidad en estos tiempos muy difíciles. Gracias de antemano por ayudarnos a preparar y cumplir esta misión. Que Dios los bendiga y que Su rostro resplandezca sobre ustedes.